Ajo Negro, te propone lo mejor en cocina de mar. Sumergite en un “mar de tapas”, una experiencia auténtica, deliciosa y de muy alta calidad.

Ajo Negro es más que un bar de tapas: su propuesta de cocina de mar invita a compartir raciones pequeñas y medianas, elaboradas con maestría y creatividad en base a productos frescos y de estación. En su nueva carta de primavera, pescados, mariscos, vegetales y algunas carnes se fusionan con toques de autor que recuerdan a diversas cocinas del mundo.

Tapas y tapitas de autor con los mejores productos de mar e influencias de cocinas del mundo, para compartir en la barra de un ambiente “trash” cuidado y moderno. Esa es la propuesta de Ajo Negro, una coordenada imperdible sobre Av. Córdoba y Jorge Newbery que desde marzo de 2018 pone al alcance de todos una experiencia auténtica, deliciosa y de muy alta calidad.

Este bar-mostrador-restaurante combina un formato descontracturado con un producto de categoría y un servicio cuidado, fruto de la inventiva de dos cocineros amigos: Damián Giammarino y Gaspar Natiello. Se conocieron en Sarasa Negro –el restaurante de mar más destacado del país, ubicado en Mar del Plata– donde adquirieron la técnica necesaria para trabajar pescados y mariscos a la perfección.

Antes, Damián había formado parte de la brigada de importantes cocinas europeas, fundamentalmente de Valencia. Por su parte, Gaspar se formó con el chef Martín Baquero en el restaurante El Almacén de los Milagros, fue jefe de cocina en Chiuso y participó de la apertura de Narda Comedor. Amistad, vocación, experiencia y versatilidad al servicio de una gran apertura.

Al ingresar al largo y angosto local se puede captar la esencia de Ajo Negro: una barra de diez metros frente a los fuegos, establecida como el escenario principal, transporta a una experiencia informal de estilo street food; el trabajo del equipo de cocina, que se puede apreciar desde cualquier punto del salón, genera confianza y expectativa de calidad; un enorme mural que emula una pecera (o el fondo del mar) da cuenta del gran protagonista de la propuesta; y el mobiliario 100% en acero, andamios de construcción y hierro termina de configurar el espíritu rudo y a la vez elegante del lugar. Además, frente a la barra principal hay mesas altas para dos personas con banquetas cómodas y al fondo del local, dos mesas comunitarias son ideales para grupos grandes.

Su cocina de mar encuentra inspiración en la gastronomía de España, Japón, Italia y Marruecos. Se basa en los pescados y mariscos más frescos del mercado, fusionados con maestría y creatividad (aunque conviven con alguna opción de carne o embutido). La carta –que se actualiza por completo con cada cambio de estación– se compone de cinco tapitas ($280), cinco tapas ($410) y cinco postres ($220), en un formato de raciones pequeñas y medianas que invitan a picar y compartir. El nuevo menú de primavera luce tapitas como el Carpaccio de pescado blanco fresco (marinado en aceite de oliva, limón y ají panca) con tomates cherry y maíz frito; y los Espárragos verdes orgánicos (de Córdoba) con crema de espárragos, salsa romesco (típica salsa catalana a base de tomates, frutos secos, pimentón, pan sin gluten y aceite de oliva) y trigo sarraceno. Entre las tapas, sobresalen las Vieiras en marinada frutal (de limón, aceite de oliva y durazno o mango), con porotos negros, cebolla morada y harissa (aderezo típico de la cocina sefardí a base de jalapeño ahumado, cebolla y comino); la Pesca del día con garbanzos y salsa verde (base de fumet, limón, vinagre, aceite de oliva y perejil) y la Panceta horneada y glaseada con bisquet de langostinos y chutney de peras, manzanas y pasas. Para el dulce final, se recomienda el Semifrío de higos con crema de bourbón y base de galleta dulce, y la Torta frita (en rigor, es un frapole italiano) con chocolate untuoso.

Este recorrido de sabores y texturas se acompaña de una corta pero muy interesante selección de vinos boutique, vinos por copa, vermú La Fuerza y cervezas industriales. Para finalizar, se ofrece café Segafredo.

Ajo Negro es la oportunidad de conocer una propuesta innovadora en cocina de mar, en un ambiente relajado y vanguardista.