Más de 25 familias resistían hoy un desalojo en el barrio porteño de Monserrat

Más de 25 familias resistían hoy el desalojo de un edificio de dos pisos del barrio porteño de Monserrat en el que viven hace décadas, operativo a cargo de la Policía de la Ciudad que cercó la vivienda con fuerzas desplegadas en el lugar.

Desde las 7, la calle México entre Bolívar y Defensa fue vallada completamente mientras que cerca de diez agentes de la fuerza policial notificaron a los habitantes del inmueble sobre el desalojo ordenado por la justicia, situación ante la cual los vecinos cerraron las puertas y se resguardaron en el interior del mismo.

“Salí a las 5 de la mañana porque tuve que ir al (hospital) Ramos Mejía por un control médico, cuando volví ya me encontré con la policía que no me dejaba pasar y lo único que me repiten es que hay una orden de desalojo”, relató en diálogo con Télam Lidia, de 53 años.

La mujer, que se encontraba en la esquina de su casa, en silla de ruedas y esperando la autorización “aunque sea” para buscar sus pertenencias, vive en el inmueble de México 529 hace unos 25 años y aseguró que, tanto ella como el resto de los inquilinos le pagaban el alquiler a una mujer llamada Marta Busic.

Según la señora, hace “un par de meses” uno de los habitantes del inmueble aseguró ser el dueño legítimo del inmueble y comenzó a exigir el pago por las habitaciones, situación que “enojó al resto que lo terminaron echando del lugar” y desde ahí dejaron de abonar.

“No me dejan entrar ni a buscar mis cosas y si me sacan de acá no tengo adonde ir y tampoco la posibilidad de acceder a un alquiler. Cómo voy a conseguir una garantía si no tengo ni trabajo en blanco”, se preguntó angustiada la mujer que vive en una de las habitaciones con su hija y no tiene familiares que la puedan alojar “ni por un tiempo”.

“Esta mañana la policía valló la cuadra y nos vino a decir que nos teníamos que ir, nos mostraron un papel que supuestamente es una orden de la justicia, pero la verdad es que no tenemos donde ir, no podemos ni pagar un alquiler convencional ni tampoco conseguir los requisitos que piden”, aseguró una mujer identificada como Rosa, también inquilina del sitio.

El inmueble consta de dos pisos y una terraza, los habitantes alquilan una habitación privada y comparten el baño y la cocina. Los vecinos consultados en el lugar no coincidieron en la cantidad de familias que viven allí, pero sí en que son más de 25, muchas de las cuales tienen chicos.

Cerca del mediodía personal del gobierno de la Ciudad se hizo presente en el lugar a fin de realizar un censo y, según los vecinos, se comprometieron a llevar a las familias a “un hotel con baño privado”, pero sin mayores precisiones.
Imprimir Descargar Copiar

Exit mobile version