La Argentina ofrece ayuda humanitaria a Armenia

La Agencia Argentina de Cooperación Internacional y Asistencia Humanitaria, Cascos Blancos, ofreció hoy, por instrucción del canciller Santiago Cafiero, a la Embajada de Armenia en Buenos Aires ayuda para la población afectada por la emergencia humanitaria que atraviesa ese país, se informó oficialmente.

El ofrecimiento del organismo encabezado por Sabina Frederic abarca una misión humanitaria de especialistas en logística, cuyo objetivo es fortalecer el manejo y gestión de campamentos y albergues (Shelter), una misión de especialistas en agua, saneamiento e higiene (Wash) -que incluye el envío de pastillas potabilizadoras de agua y desinfectantes, manejo y capacitación para su uso-, medicamentos e insumos médicos y alimentos secos.

Así lo informó el Palacio San Martín en un comunicado, que destaca la iniciativa como parte de la “continuidad de la tradición solidaria argentina” en asistencia humanitaria.

El ofrecimiento argentino se suma así a las primeras acciones de ayuda a la población que han iniciado algunas agencias de las Naciones Unidas, entre ellas el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para las y los Refugiados (Acnur), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, la Organización Mundial de la Salud, el Programa Mundial de Alimentos, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

El último grupo de armenios salió hoy en un colectivo de Nagorno Karabaj, lo que completó un éxodo agotador luego de que más de 100.000 personas -más del 80% de la población- abandonara el enclave en una semana luego de que Azerbaiyán lo recuperara con una fugaz ofensiva militar, informaron autoridades.

El colectivo, que llegó a la vecina Armenia, transportaba a 15 pasajeros con enfermedades graves y problemas de movilidad, dijo Gegham Stepanyan, el defensor del pueblo de Nagorno-Karabaj, quien agregó que estaba recabando información sobre otros residentes que puedan haber quedado por no haber conseguido medios para irse.

Unas 400 personas murieron en la ofensiva lanzada por Azerbaiyán el 19 y el 20 de septiembre en Nagorno Karabaj, que duró apenas 24 horas hasta la capitulación de las fuerzas armenias locales, que días después anunciaron la disolución, para fin de año, de la república sin reconocimiento internacional que habían fundado hace más de 30 años en el enclave del suroeste azerbaiyano.