Plazas del barrio. Plaza Noruega

Ubicada entre las calles Ciudad de la Paz, Mendoza, Amenábar y Juramento encontramos plaza Noruega. Los terrenos que ocupa la plaza y el famoso Mercado Juramento –además conocido como Mercado de Belgrano, o Feria Modelo Belgrano- fueron donados por un heredero del escritor José Hernández, el señor Rafael Hernández. También escritor, y fundador del diario El Progreso de Belgrano, Rafael tuvo el desinteresado gesto a fines del siglo XIX.

Los vecinos de Belgrano y demás transeúntes que la visitan encuentran en ella sector de juegos infantil con piso antigolpes, calesita, canil, senderos con bancos en los que sentarse a la sombra, una posta de EcoBici. Los juegos están divididos en dos, aquellos para niños mayores de 5 años, y los que son para menores de esa edad. Con la última reforma que se le hizo se mejoraron los senderos y se pobló de plantas y césped, se incorporaron bebederos, bancos y canteros, nueva luminaria y un sistema de riego.

El sector del mercado era al inicio una serie de toldos y tinglados, el desarrollo de la infraestructura vino después. Se edificó en 1891, y era uno de los sitios de mayor concentración de puestos de venta de productos que destacaban por su calidad. Tiene unos 9000 metros cuadrados y alberga alrededor de 30 locales. Como aquellos que viven en la zona o frecuentan los alrededores saben, estacionar en la calle es siempre una ardua tarea, por eso para comodidad de la gente el Mercado cuenta con estacionamiento.

¿Qué puede encontrar uno en el Mercado? Con el pasar de los años el espacio pasó de ser un centro de abastecimiento a un polo gourmet. Entre los locales encontramos el del chef reconocido mundialmente Donato de Santis, una vinoteca bien surtida, cafeterías, sitios de diferentes colectividades, y bazares que ofrecen todo lo que uno podría necesitar para la cocina. Además hay negocios que ofrecen productos para cocinar en casa, las más completas verdulerías y fruterías, carnicerías, pescaderías, queserías, fiambrerías, una fábrica de pasta, embutidos, y una dietética. El comensal interesado puede optar por sentarse a comer en un local de tradicional comida judía, en un almacén de la colectividad vietnamita, o en un pequeño restaurante árabe.

El Gobierno de la Ciudad organiza a menudo eventos y talleres, y durante el receso invernal actividades para los más chicos. “Nutrición al paso” es un servicio pensado para los vecinos que quisieran aprender sobre planificación alimenticia, opciones saludables y lectura de etiquetas. Además ofrecen recetas, clases de cocina y nuevas formas de preparación de alimentos. También se han realizado talleres de compostaje y separación de residuos.
Txt: More T M